Las manos se ven afectadas por cambios relacionados con la aparición de manchas en la piel, adelgazamiento de la dermis y pérdida del tejido subcutáneo. Esto hace que se marquen mucho los tendones y las venas dando un aspecto muy envejecido al dorso de las manos.

Para repleccionar la mano y eliminar el aspecto huesudo utilizamos rellenos. En nuestra práctica proponemos el uso de la grasa (Lipofilling) por varias razones: es natural, hay depósitos fácilmente utilizables en nuestro cuerpo, no se rechaza y tiene una característica que no existe en otros tipos de rellenos: mejora la piel.

Está demostrado que la inyección de grasa mejora la coloración de la piel, le da más tersura y un aspecto más rejuvenecido.

Sólo en casos en los que no exista grasa usamos rellenos de  Ácido Hialurónico.