El Aumento de Glúteos o Gluteoplastia, es un procedimiento quirúrgico que permite realzar los glúteos o quitar exceso, estirando la piel en aquellos casos en que por pérdida de peso, envejecimiento o por herencia genética no tienen su contorno natural.

Existen tres opciones:

  1. LIPOFILLING GLÚTEO
  2. IMPLANTES DE SILICONA
  3. HILOS TENSORES GLÚTEOS

 

INYECCIÓN DE GRASA PROPIA o LIPOFILLING GLÚTEO

El Lipofilling es un procedimiento quirúrgico muy versátil porque permite remodelar y esculpir la figura situando la grasa donde más se necesita sin las limitaciones que pueden presentar los implantes.  Por medio de la Liposucción se extrae grasa de las áreas donde sobra, como flancos, abdomen, espalda y muslos, dando curvas armónicas a la silueta.  Luego se somete la grasa extraída a un proceso de purificación para ser reinsertada en los glúteos. El volumen aumenta en forma permanente.  Este tejido extraído del propio cuerpo asegura una total compatibilidad, evitando los problemas asociados a los materiales de relleno sintéticos.

IMPLANTES DE SILICONA

Es el recurso que utilizamos en personas delgadas donde no hay zonas de donde extraer tejido adiposo propio.  Esta intervención quirúrgica se realiza mediante la colocación de prótesis de silicona a través de una incisión realizada en el pliegue entre ambos glúteos, donde las cicatrices resultarán menos evidentes.  Una vez colocados se aplica un vendaje de compresión para reducir el malestar y la inflamación del área.

HILOS TENSORES GLÚTEOS

Este procedimiento estético también  llamado Pexia Glútea produce el levantamiento y aumento del diámetro antero posterior de los glúteos, reubicando  y modelando el tejido graso.  Se realiza con anestesia raquídea o local más sedación, a través de tres incisiones de entre 3 y 4mm, por donde se introduce un hilo tensor de forma circular que se fija a la fascia del glúteo mayor produciendo el efecto deseado.   Puede asociarse con Lipoescultura, luego de la cual es necesario el uso de una faja elasto-compresiva.