La Liposucción o Lipoescultura es un procedimiento quirúrgico mediante el cual se retira el exceso grasa produciendo modelación del cuerpo.

La Liposucción puede lograr un modelado corporal muy bueno y permanente pero no es un procedimiento que ayude a bajar de peso sino a modelar la estructura grasa para tener una silueta armónica.

Las zonas tratadas con más frecuencia son: abdomen, cintura, pantalón de montar, cara interna de muslos y rodillas, la espalda alta o zona posterior del corpiño y brazos.

Inmediatamente después del procedimiento ya se puede observar la nueva forma, la cual se acentuará progresivamente hasta el resultado definitivo que se alcanza en poco tiempo.

En una Liposucción, el adiposito (célula de grasa) no reduce su tamaño, como ocurre con las técnicas no quirúrgicas, sino que la grasa excedente se elimina por completo, permitiendo una Modelación definitiva de la zona.

Actualmente, la Liposucción o Lipoescultura puede ser realizada por tres métodos diferentes:

  • Liposucción Convencional,
  • Liposucción Laser
  • Liposelección Vaser

Liposucción convencional:  consiste en realizar pequeñas incisiones en la piel y, a través de unas cánulas especiales y aspirar las zonas donde se encuentra adiposidad localizada. Se aplica este procedimiento en el abdomen y contorno (flancos), cara interna de las rodillas y muslos, región glúteo-lumbar y pantalón de montar. Se utiliza, también, para acompañar a las abdominoplastías.

Lipo Láser.   El láser quema todo lo que encuentra a su paso. La grasa derretida es eliminada mediante una cánula. Tiene una longitud de onda que emite calor y derrite la grasa, haciéndola líquida.

Lipos Vaser. utiliza ondas ultrasónicas para derretir la grasa en forma selectiva, ya que el tejido conectivo, vascular y nervioso queda intacto.  Luego se aspira la grasa disuelta mediante una cánula.  Estimula la dermis, lo que produce una mejor retracción de la piel.

La anestesia puede ser raquídea, local asistida o general según cada caso. Después de la cirugía se coloca faja postquirúrgica y una vez recuperado del periodo anestésico el paciente se da de alta.

  • 48 hs. posterior a la cirugía es recomendable realizar drenaje manual linfático, el uso de ultrasonido de 3MHz comienza a partir de la 3er. semana.
  • A los 7 días se retiran los puntos. De presentarse hematomas estos desaparecen en 10 a 15 días aproximadamente.