IMPLANTE CAPILAR

El Microtransplante Capilar, es un procedimiento quirúrgico desarrollado para el tratamiento de la calvicie, en forma definitiva. Consiste en trasplantar el cabello, de las zonas en donde el cabello se mantiene siempre, como en la nuca o a ambos lados de la cabeza, zonas en las cuales la genética no actúa, a zonas con escasez o falta de pelo afectadas por la alopecia.

El trasplante de cabello se emplea habitualmente para tratar los casos de calvicie de origen hereditario (androgenético). Consiste en extraer las unidades foliculares de los laterales y parte de atrás de la cabeza donde los folículos permanecen de por vida (independientemente del lugar donde se lo coloque) y se implantan en la parte superior de la cabeza. El hecho de que la persona conserve cabello a los lados y parte posterior no significa que el paciente sea consciente de lo que puede conseguir y es muy importante que el médico tenga la capacidad de poder hacerle entender a cada paciente cuales son las expectativas que puede alcanzar de acuerdo a la superficie a cubrir y la zona donante que dispone.

La pérdida del cabello en hombres y mujeres es un problema estético y emocional severo. En el caso de la alopecia andro-genética o calvicie típica masculina implica verse de mayor edad y con la pérdida de la proporción facial y recuperar dicha proporción estética es el fin principal de este procedimiento; sin embargo también se puede utilizar para restaurar las pestañas, cejas, barba, el vello corporal y para rellenar cicatrices que sean resultado de accidentes, quemaduras o cirugías.

Las técnicas más novedosas consisten en obtener y plantar el cabello tal y como nace. En el ser humano se puede encontrar en grupos de 1 a 4 cabellos, denominados unidades foliculares.

Estas son las tres técnicas de extracción más conocidas:

1.’ Extracción de Unidades Foliculares con Tira o técnica FUS (Folicular Unit Strip Surgery): El método de extracción de unidades foliculares con tira (FUS) se realiza con un bisturí, donde se hace un corte longitudinal para la posterior extracción del cuero cabelludo. En este método la cicatrización es lenta y posee una recuperación mas dolorosa, dejando una cicatriz que puede variar entre 18 y 20 centímetros de largo, con lo cual el paciente se verá limitado en su corte de pelo para poder mantener oculta la cicatriz. En esta técnica la zona donante es limitada ya que la poca elasticidad del cuero cabelludo no permite realizar más de dos o tres procedimientos. No permite la selección de folículos porque se obtienen en bloque foliculos aptos y no aptos para trasplante.

La sutura se puede realizar de forma tricofítica, dejando que el pelo de la zona crezca a través de la cicatriz y ésta quede prácticamente invisible. Una vez realizada la extracción, la tira se diseccionará en unidades foliculares de 1, 2 y 3 pelos y se prepararán para su implantación. El proceso suele durar en total unas 6 o 7 horas, y se hace con anestesia local. Con esta técnica se consiguen hasta 3000 unidades foliculares, y se pueden hacer hasta dos intervenciones en caso de que la zona de pérdida de pelo sea extensa.

´2.’ Extracción de unidades foliculares o técnica FUE manual (Folicular Unit Extraction): El método FUE manual consiste en la extracción de las unidades foliculares en forma individual a través de un instrumento quirúrgico especial: el un sacabocados microscópico (normalmente de unos 0,8 mm de diámetro) que puede ser manual o automático y de una manera aleatoria de la zona donante. Este método es mínimamente invasivo: no requiere de cortes ni suturas, por lo que el proceso de cicatrización es mucho más rápida y no deja cicatrices visibles. Se realiza con anestesia local, y para extraer aproximadamente 2000 unidades foliculares dura unas 12 o 14 horas, por lo que podría hacerse en una o dos sesiones. Se destaca por tener una mayor zona donante al contar con la nuca y también con los laterales como zonas de extracción. El método FUE permite la selección de los folículos uno por uno, pudiendo elegir los necesarios dependiendo del lugar donde estos van a ser colocados. Este método tiene la capacidad de obtener más folículos después de no poder aplicar más cirugía de técnica de tira.
3.’ Extracción de Unidades Foliculares asistida por Robot (FUE Robótico): Con la utilización de un brazo robótico, se realiza la separación de la unidad folicular del cuero cabelludo guiado por estéreo cámaras digitales de alta resolución capaces de identificar individualmente el ángulo, la dirección y la densidad de miles de unidades foliculares en un campo de visión previamente definido, y por medio de un sofisticado software utiliza algoritmos en tiempo real para escoger y disecar de manera individual y segura con la fuerza precisa, la profundidad ideal, y velocidad menos traumática posible, las mejores unidades foliculares disponibles, todo bajo dirección y supervisión del cirujano, por lo que este sistema provee un altísimo nivel de precisión, control y eficiencia. La mayor ventaja de esta técnica es que mejora la calidad de los injertos, ya que solo los cabellos mas robustos y viables son seleccionados; además consistentemente salen bien disecados, con tejidos sanos alrededor , con lo que la tasa de supervivencia de Unidades Foliculares es la más alta comparada con todas las técnicas disponibles.

Una vez terminada la extracción, el mismo médico o un grupo de asistentes preparan el tejido donador con el fin de crear injertos pequeños fáciles de plantar y a la vez conservando estructuras básicas para su crecimiento como el folículo piloso y la glándula sebácea. La mayoría de las clínicas dedicadas a dicho labor coinciden en el uso imprescindible del microscopio estereoscópico para realizar éste paso.

Bajo anestésico local el cirujano utiliza hojas muy pequeñas tipo bayoneta o agujas muy finas para crear los orificios receptores que es donde se plantarán las unidades foliculares. Comúnmente un equipo de asistentes realiza esta última fase del procedimiento, utilizando como equipo lupas de aumento y pinzas o fórceps tipo joyero.

El trasplante de cabello puede producir resultados visualmente sorprendentes; sin embargo, esto depende de una buena zona donadora, de la sensibilidad artística del cirujano, de un equipo experimentado en el manejo de tejidos pequeños y por supuesto de la infraestructura adecuada. Nuevas técnicas para suturar, como el cierre tricofítico, producen cicatrices muy finas que se pueden ocultar incluso con el cabello corto.

Un pequeño porcentaje de los pacientes se pueden inflamar entre el 3º y 5º día post-operatorio de la frente y párpados. En reducido número de casos, se puede presentar un fenómeno denominado “hair shock”, que es la pérdida transitoria en la calidad del cabello residual u original en la zona receptora. En medicina esto se considera un especie de telógeno effluvium, cuyo fenómeno médico se puede observar después un parto o por el uso de ciertos medicamentos, etcétera.

Con la aplicación correcta de anestésico local y el uso de analgésicos en el post-operatorio, las molestias se consideran mínimas.