Procedimiento conocido como Medicina Orthomolecular, que en realidad es parte de esta y es un procedimiento destinado a revitalizar y mejorar el aspecto de la piel produciendo una estimulación de las células de la dermis para que produzcan Elastina, Ácido Hilaurónico, Colágeno y Reticulina tonificando la piel, nutriéndola profundamente y mejorando su aspecto.

Para realizar este procedimiento se necesita extraer sangre del paciente, se procede a centrifugarla y a separar la porción de plasma con mayor concentración de plaquetas, la cual se colocan en jeringas y se alistan para la aplicación.

La función de las plaquetas en el organismo son para reparar heridas, son las que producen la costra y el coágulo cuando nos lastimamos, y liberan unas sustancias conocidas como factores de crecimiento que estimulan a las células vecinas a reparar el tejido dañado.

Este mismo principio utilizamos al retirar las plaquetas y activarlas par obtener estos factores de crecimiento los cuales estimularan los tejidos que nosotros queremos tratar.

Lo utilizamos principalmente en el rostro, el cuello y el escote, también en dorso de manos y en región glútea.  La aplicación se realiza en forma de mesoterapia con agujas muy finas.

Para mantener el efecto de estimulación es ideal repetir el procedimiento cada 6 meses.  Este procedimiento puede asociarse a rellenos con Ac. Hialurónico y a toxina botulínica.

Posterior a la aplicación no requiere de ningún cuidado particular pudiendo realizar vida normal.