La Otoplastía es el procedimiento quirúrgico que se realiza para reposicionar las orejas prominentes,  a una posición más normal, más pegadas a la cabeza, o para reducir el tamaño de las orejas grandes.

Generalmente, es una cirugía que se realiza en niños a partir de los 6 años, aunque también se puede realizar en adultos. 

Se realiza bajo anestesia general en niños y con local en adultos. Es un procedimiento simple y rápido con resultado permanente.

También pueden mejorarse quirúrgicamente la oreja contraída, la oreja en Copa, los lóbulos alargados y los lóbulos rasgados. El cirujano plástico también es capaz de crear una nueva oreja cuando se nace sin ella (Microtia) o cuando se pierde por un traumatismo.