El Peeling Químico Médico consiste en la eliminación de distintas capas de la epidermis mediante la aplicación de agentes químicos a nivel facial y produce una renovación de las distintas capas de la piel mejorando así  su calidad.

Aunque el Peeling está indicado, para casos de envejecimiento fisiológico o solar y para el tratamiento de manchas y acné, también puede emplearse para mantener una piel sana y luminosa.

Durante el tratamiento se puede notar sensación de picor, más intensa cuanto más profundo sea el Peeling.

La elección del fenol o ácido dependerá del criterio médico y de lo que se quiera lograr (despigmentante, antiacnéico o antiarrugas).

El Peeling Superficial aporta uniformidad al tono de la piel y un aspecto más joven y saludable, cierra los poros, atenúa las cicatrices acneicas y las arrugas finas. También ayuda a controlar el acné, las foliculitis y las secreciones sebáceas.

El Peeling Medio actúa sobre las arrugas finas y medias, controla las manchas producidas por el sol y está indicado en el caso de envejecimiento solar o senil. Se combina con Microdermoabrasión o Radiofrecuencia.

El Peeling Profundo es más agresivo y tiene un tiempo de recuperación de varias semanas.

Es imprescindible la protección solar con un factor alto de + 50, evitando la exposición directa al sol.