La Radiofrecuencia es una técnica que consiste en aplicar energía de Alta Frecuencia en la piel y el tejido celular subcutáneo, la que produce un calentamiento profundo y controlado que provoca la formación de nuevo Colágeno, permitiendo que el tejido adquiera una evidente reducción de arrugas y flacidez.

El efecto inmediato de la aplicación de Radiofrecuencia es la retracción y reestructuración del Colágeno profundo, con la formación de nuevas fibras que sustituyen a las envejecidas y hacen los tejidos más elásticos.

También produce drenaje linfático y favorece la circulación sanguínea, lo que permite disminuir los líquidos y las toxinas con mínimo enrojecimiento la piel y sin dañar su superficie.

Serán necesarias según sea el caso entre 4 y 6 sesiones para comenzar a ver los resultados. El procedimiento es bien tolerado ya que sólo se siente calor.