La Toxina Botulínica tipo A, conocida comercialmente como Botox es una sustancia que borra las arrugas de la frente, entrecejo y patas de gallo.

La Toxina Botulínica altamente aceptada en este tiempo por su fácil aplicación y su excepcional resultado es uno de los procedimientos estéticos de consultorio más solicitados.

La aplicación se realiza sobre las arrugas de la frente, entrecejo y patas de gallo con agujas muy finas (las más finas de mercado) y no requiere de ningún tipo de anestesia ya que no produce molestias la aplicación.

El procedimiento dura unos 5 minutos, el efecto comienza al 2 o 3 día y está pleno a los 15 días con una duración del efecto de entre 4 a 6 meses.

Puede ser reaplicado sin problemas una vez que ha pasado el efecto anterior, también puede asociarse a rellenos con ácido hialurónico y a plasma rico en plaquetas. Posterior a la aplicación no requiere de ningún cuidado particular pudiendo realizar vida normal.