Muchas mujeres que han tenido una Mastectomía (operación quirúrgica para extirpar todo el seno con el fin de tratar o prevenir el cáncer de mama) tienen la opción de hacerse reconstruir la forma del seno que fue extirpado.

Esto puede realizarse usando implantes  de silicona o  usando tejido autógeno (es decir, el tejido de otros lugares del cuerpo). Algunas veces se usan tanto los implantes como el tejido autógeno para reconstruir el seno.

La cirugía para reconstruir los senos puede realizarse al momento de la mastectomía (lo que se llama reconstrucción inmediata) o se puede hacer después de que las incisiones  de la mastectomía hayan cicatrizado y la terapia del cáncer de seno se haya completado (lo que se llama reconstrucción retardada). La reconstrucción retardada puede ocurrir meses o incluso años después de la mastectomía.

En una etapa final de la reconstrucción del seno se pueden volver a crear un pezón y una aréola  en el seno reconstruido, si no se conservaron durante la mastectomía. Algunas veces la cirugía de reconstrucción incluye cirugía en el otro seno, para que los dos sean parejos en tamaño y forma.