La Rinoplastia es un procedimiento quirúrgico destinado a modificar la forma de la nariz para otorgar una mejora estética al perfil de la cara.

En esta intervención pueden resolverse problemas estéticos como la giba ósea, desviaciones, malformaciones congénitas y deformidades ocurridas por traumatismos.  Cuando estas alteraciones vienen acompañadas de problemas funcionales como desviación del tabique, cornetes hipertróficos y dificultad para respirar por uno o por ambos orificios nasales, se realizan simultáneamente la corrección estética y la funcional, dando una solución integral a ambos problemas.

La Rinoplastia es un procedimiento ambulatorio que se realiza con anestesia local más sedación o anestesia general. Se deja un yeso 10 días y  tapones durante 24 a 48 hs.  Los hematomas perioculares son frecuentes y desaparecen con la retirada del yeso.